13 consejos para mantener la calma durante una entrevista de trabajo. Parte I

Estás sentado y no puedes dejar de mover las piernas, tienes las manos sudorosas, te tiembla la voz, se te ha puesto la cara roja y tienes la boca seca. Puede que estés hablando muy rápido, tu corazón está acelerado y tienes el estómago revuelto.

Estás nervioso. Pero, ¿por qué le pasa esto a tantos candidatos durante una entrevista de trabajo?

 

 

Cuando sentimos que estamos en una situación de alto riesgo, el cerebro no distingue entre estar bajo presión en una entrevista de trabajo, donde ayudaría estar tranquilo y relajado, o estar a punto de ser atacado por un animal salvaje, por ejemplo. El cuerpo se prepara de la misma forma, se prepara para correr o para defenderse.

Estar nervioso antes de una entrevista de trabajo puede estar causado entre otras cosas porque sabes que hay mucho en juego. Conseguir un trabajo, especialmente uno que te gusta, puede impactar en gran medida en tu felicidad. Te permite pagar las facturas, la matrícula, ahorrar dinero y hacer cada día algo que querías hacer. Te hace sentir que estás contribuyendo de forma positiva en la empresa y que perteneces a algo más grande que tú. Sin embargo, no conseguir el trabajo te puede poner en una complicada situación económica y puede minar tu autoestima. Todo esto somete al candidato a una gran presión y estrés, del que tanto hemos oído hablar.

En la mayoría de los casos, el entrevistador conoce por primera vez al candidato durante la entrevista,  por lo que es normal que se cree una primera impresión y haga un juicio inicial sobre el candidato. Algunos factores como la falta de preparación o de experiencia en entrevistas (candidatos que buscan su primer empleo) pueden empeorar esta situación, haciendo que el candidato se sienta aún más nervioso. Aquellos candidatos que dediquen tiempo a prepararse la entrevista y sepan explicar cómo encajan sus conocimientos y cualificación con el puesto al que optan, estarán mucho más capaces de conseguir el puesto. Otros factores que pueden aumentar el nerviosismo son perderte o no encontrar el lugar de la entrevista, llegar tarde o no encontrar aparcamiento. Por eso, es muy recomendable ir con tiempo de sobra.

Este tipo de ansiedad hace que sea difícil pensar con claridad; y normalmente las personas reaccionan a ello de dos formas: o se quedan en blanco y no se les ocurre ninguna respuesta, o responden rápidamente sin siquiera pensarlo.

Si te paras a pensar, podrías ser el candidato idóneo para el puesto, sin embargo, tus nervios no te dejan mostrar lo que vales. Lo cual es un gran problema ya que normalmente las empresas buscan lo mejor de lo mejor, y esto puede provocar que pierdas esa oportunidad de trabajo. Un factor clave en el que debes pensar es que las empresas no pueden arriesgarse a contratar a alguien que está tan sumamente nervioso durante una entrevista porque eso les hace pensar que no será capaz de aguantar la presión del trabajo al que optan.

Si te mantienes tranquilo y sereno durante la entrevista, mostrarás un aire de confianza, que es atractivo en un candidato; y dando respuestas meditadas y firmes, demostrarás que puedes mantener la calma si se te presenta una situación difícil o estresante en el trabajo. De esta forma, la empresa querrá tenerte en su equipo.

 

Ahora, vamos a ver 13 consejos que te ayudarán a mantener la calma durante una entrevista de trabajo:

1.Planea: “quien no planea nada, planea el fracaso”

Ve preparado y haz con antelación todo lo que puedas. Cuantas menos cosas tengas de qué preocuparte el día de la entrevista, mejor para ti.

No esperes hasta el último momento para imprimir tu curriculum porque te puedes quedar sin tinta, plancha un día antes la ropa que vas a llevar puesta, decide la ruta que vas a coger y comprueba el tráfico, sal con tiempo de sobra y llega 15 minutos antes y, por supuesto, duerme bien la noche anterior. Todas estas preparaciones y muchas más son necesarias para poder realizar una entrevista con éxito. Piensa, que cuanto más preparado vayas a la entrevista, más seguro de ti mismo irás, por lo que no tendrás ningún motivo para ponerte nervioso.

2.Llega con tiempo y relajado

Cuando llegues al lugar de la entrevista, quédate en el coche y tómate tu tiempo para poner en orden tus pensamientos, respirar profundamente y centrarte en ti mismo. Recuérdate a ti mismo que no es más que una conversación que funciona en ambos sentidos, tanto ellos como tú encajáis en lo que estáis buscando. El miedo, hace que queramos huir, por lo que el cerebro manda sangre a las piernas para poder salir corriendo. Un consejo muy efectivo es andar un poco. Da un par de vueltas a la manzana para que la tensión arterial se regule y no te vaya el corazón a mil por hora.

3.Elimina los factores que desconoces

Hay muchas cosas que pueden causar estrés antes de una entrevista, así que, en la medida de lo posible, trata de eliminarlas. Por ejemplo, si no estás seguro de qué ropa ponerte, ponte algo formal. Es mejor pecar de vestir demasiado formal que de ponerte cualquier cosa. Es importante que la ropa haga sentirte a gusto ya que te presentas a una especie de examen. Todo lo que te hagan sentir mejor, utilízalo en tu favor.  

4.Investiga

No memorices exactamente las respuestas que vas a dar en la entrevista pero al menos haz una lista o esquema con los puntos que quieres destacar y el mensaje que quieres dar.Por culpa de la ansiedad pensamos en las entrevistas como algo odioso y no lo es en absoluto. Hay que prepararla bastante y eso lo que hace es que no que tengamos una razón para estar nerviosos.Cuanto más practiquemos, más preparados estaremos para la entrevista.

Si te tiembla la voz cuando estás nervioso, practica y conseguirás ganar confianza y así podrás mantener los nervios a raya. Si eres incapaz de simular una entrevista, puedes practicar frente al espejo y presta especial atención a tu postura, expresiones faciales y contacto visual. También hay empresas como HappyAndJob que hacen simulacros de entrevista para practicar.

5.Piensa que la entrevista es una conversación

Aunque pueda resultar difícil, no pienses que es una entrevista de trabajo, piensa que es una conversación entre dos personas que están intentando conocerse la una a la otra y ver si son compatibles para trabajar juntas. Recuerda que es una persona como yo y como tú así que intenta ser lo más agradable que puedas para facilitarlo todo.

Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INSTAGRAM
https://www.facebook.com/happyandjob